Archivo de la etiqueta: Crecimiento personal

CUANDO EL SUFRIMIENTO PROCEDE DEL MUNDO INTERNO….

image

Con frecuencia escucho en la consulta personas que dicen sentirse afortunadas en lo referente a haber alcanzado un buen nivel de bienestar en su vida: con su pareja, en el ámbito profesional, personal y económico. Sin embargo, refieren sentir a menudo sensaciones de malestar o desasosiego, que parece que tienen poco que ver con el mundo que les rodea.

Son pacientes que acuden a psicoterapia ante el planteamiento de “tengo lo que deseo en la vida pero no me siento bien”.

El problema no procede del mundo externo sino que el enemigo está dentro de uno mismo.
¿Puede uno mismo autocastigarse a no disfrutar de lo que tiene alrededor, privándose de oportunidades que la vida le ofrece?

Cuando esto ocurre es importante llegar a un conocimiento personal más profundo para lograr una estabilidad emocional y maduración de la personalidad.

Saber de donde viene el problema es el primer paso para resolverlo. ¿Dónde puede tener origen el conflicto?

Suele ser en el terreno familiar donde se elaboran los cimientos afectivos. Cuando la familia presenta un ambiente conflictivo y cargado de tensiones, el niño crece con una actitud de desconfianza básica, pudiendo esto afectar a su autoestima y a su futuro bienestar emocional. No reconocerse como alguien importante y valioso, merecedor de una vida plena, puede tener que ver con profundos sentimientos de culpa, procedentes de la infancia, que conducen a un autocastigo.  Pueden ocurrir también experiencias traumáticas que detienen nuestro crecimiento interno y nos dejan atrapados repitiendo situaciones y con un gran pesimismo y desesperanza en que las cosas puedan cambiar. A su vez, ser muy exigente o poco benévolo consigo mismo puede producir una profunda desaprobación de uno mismo que lleva a  estados de depresión y ansiedad.

Por lo general esta forma de funcionar en la vida es fruto de un aprendizaje y maduración dificultosa.

La persona llega a comportarse consigo mismo como un enemigo al que no hay que dar la mínima oportunidad, un enemigo que nos boicotea y bloquea nuestra espontaneidad, deteniendo nuestro crecimiento personal.

Patricia Soláns.

Anuncios